Síntomas de la demencia y maneras de ayudar a sus seres queridos

Síntomas de demencia

Pat Summit, entrenadora del equipo femenino de básquetbol de la University of Tennessee, fue diagnosticada recientemente con un tipo de demencia. Su historia puso el foco en una afección que sufren millones de estadounidenses. Pero, para muchos, la demencia es una incógnita.

La demencia no es una enfermedad, es una serie de enfermedades

En su sitio Web, el National Institute of Neurological Disorders and Stroke (NINDS, Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares) explica que la "demencia no es una enfermedad específica". De hecho, es más exacto decir que la palabra "demencia" describe una serie de diferentes afecciones del cerebro.

El tipo de demencia más común es la enfermedad de Alzheimer. Esta enfermedad puede causar una severa pérdida de memoria. Esto puede llevar a que una persona no pueda realizar tareas simples ni cuidarse. Se cree que más de cinco millones de estadounidenses padecen la enfermedad de Alzheimer. Según WebMD, esta cifra representa entre un 50 y un 60 por ciento de todos los casos de demencia.

Hay otras enfermedades menos comunes y mencionadas con menos frecuencia que también son tipos de demencia. Incluyen la demencia vascular, la demencia por cuerpos de Lewy, la demencia frontotemporal, la enfermedad de Huntington y la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob.

Signos y síntomas

Como resalta el NINDS, para que un médico pueda diagnosticar demencia, el paciente debe estar despierto y alerta. Y debe haber dos funciones del cerebro que no funcionan correctamente, como la memoria, el lenguaje, la percepción, o las habilidades cognitivas, que incluyen el razonamiento y el juicio.

Además, la demencia es más frecuente en personas de 60 años de edad o mayores. Pero puede ocurrirle a gente mucho más joven.

Los siguientes pueden ser signos de demencia:

  • Pérdida de memoria
  • Dificultad para recordar acontecimientos recientes
  • No reconocer a familiares, amigos o lugares
  • Dificultad para encontrar las palabras para expresarse o nombrar cosas
  • Dificultades con las matemáticas
  • Dificultad para planificar y llevar adelante tareas como el balance de la chequera, seguir una receta o escribir una carta
  • Dificultad para usar el buen juicio, por ejemplo durante una emergencia
  • No poder controlar el estado de ánimo o la conducta: sufrir depresión, tristeza o nerviosismo
  • No poder ocuparse de su aseo personal

Cómo cuidar de alguien que sufre demencia

Cuidar de alguien que padece demencia puede resultar difícil. En general, el paciente con demencia tiene dificultades para realizar cosas simples como vestirse o comer solo. Esto genera presión sobre quienes cuidan de ellos. Pero quizá la parte más difícil de cuidar de alguien con demencia es tratar de comunicarse - o conversar - con esa persona.

Las personas con demencia tienen dificultad para comprender lo que se les dice. Tienen dificultad para recordar lo que se les preguntó o se les dijo. Se distraen fácilmente con los ruidos y otras cosas que los rodean. Y hasta puede parecer que se "pierden" en sus propios pensamientos.

Así que la clave es ser paciente y seguir algunos pasos simples.

La Family Caregiver Alliance (Alianza de Cuidadores Familiares) ofrece los siguientes consejos para hablar y tratar con una persona que padece demencia. Fundada en 1977, la Family Caregiver Alliance fue la primera organización sin fines de lucro comunitaria del país que se ocupó de las necesidades de los familiares y amigos que debían ofrecer cuidados a largo plazo en el hogar.

10 consejos para comunicarse con una persona con demencia

Mejorar sus habilidades de cuidado de sus seres queridos con demencia hará menos estresante la vida de todos. También ayudará a mejorar la calidad de su relación. Esto también le ayudará a manejar los comportamientos difíciles que suelen acompañar a la demencia.

  1. Tenga una actitud positiva. Su nivel de alegría y su lenguaje corporal expresan sus sentimientos y pensamientos de manera mucho más contundente que las palabras. Tenga buen humor y hable con su ser querido de manera amable. Sonría, hable con un tono de voz agradable y use el contacto físico suave para demostrar sus sentimientos.
  2. Atraiga la atención de la persona. Limite las distracciones y el ruido: apague la radio o el televisor, cierre las cortinas o cierre la puerta, o vaya a un lugar tranquilo. Antes de hablar asegúrese de tener su atención. Llame a la persona por su nombre. Dígale su nombre y quién es usted. Si la persona está sentada, baje a su nivel y mírela a los ojos.
  3. Simplifique las cosas. Use palabras y oraciones sencillas. Hable lenta y claramente, y con un tono afectuoso. No use un tono de voz agudo ni elevado. Si la persona no comprende la primera vez, use las mismas palabras una vez más, con calma. Si la persona sigue sin comprender, espere unos minutos y diga lo que necesita decir de otra forma. Use nombres de personas y lugares para ayudar a la comprensión.
  4. Haga preguntas que pueda responder fácilmente. Haga una pregunta por vez. Las preguntas por sí o por no son las mejores. No haga preguntas abiertas o con varias alternativas de respuesta. Por ejemplo, pregunte "¿Te gustaría ponerte tu camisa blanca o tu camisa azul?". Mejor aun, muestre a la persona las alternativas en lugar de simplemente mencionarlas.
  5. Escuche con sus oídos, con sus ojos y con su corazón. Sea paciente cuando espera la respuesta de su ser querido. Si la persona tiene dificultades para expresarse, está bien sugerirle palabras. Observe el rostro, las manos y el cuerpo de la persona en busca de pistas que le ayuden a comprender qué quiere decir. Cuando las palabras no salen, la forma en que una persona mira y se mueve puede ayudar al cuidador a comprender lo que necesita o quiere.
  6. Divida las actividades en una serie de pasos. Esto facilita en gran medida muchas tareas. Puede ayudar a su ser querido a hacer cosas por sí solo. Puede recordarle amablemente los pasos que olvida. Y puede ayudarle con aquellos pasos que ya no puede completar solo. Cosas como mostrarle dónde poner el plato de la cena con su mano puede ayudar mucho.
  7. Cuando la cuestión se ponga muy difícil, modifique algo. Cuando su ser querido se sienta frustrado, procure cambiar de tema o ir a otro lugar. Por ejemplo, pídale ayuda o sugiera dar un paseo. Puede decirle: "Veo que te sientes triste. Lamento que te sientas así. Vayamos a comer algo".
  8. Responda con amor. Las personas con demencia suelen sentirse confundidas, ansiosas e inseguras. También pueden confundir la realidad y recordar cosas que en verdad nunca ocurrieron. No trate de convencerlas de que están equivocadas. Concéntrese en sus sentimientos (que son reales) y ayúdeles a sentirse reconfortadas y cuidadas. A veces sostener su mano, tocar y abrazar son los recursos que harán que una persona responda, cuando todo lo demás no funciona.
  9. Recuerde los buenos viejos tiempos. Recordar el pasado suele ser tranquilizador. Muchas personas con demencia no pueden recordar lo que ocurrió hace 45 minutos, pero recuerdan muy bien sus vidas de hace 45 años. Así que no pregunte sobre el pasado reciente, como qué almorzó. En lugar de eso, intente hacer preguntas generales acerca del pasado lejano de la persona.
  10. Conserve el sentido del humor. Use el humor cada vez que pueda, pero sin burlarse de la persona. Las personas con demencia tienden a conservar sus comportamientos sociales y por lo general estarán felices de poder reír.

Cómo crear un lugar seguro para su ser querido

Un hogar típico puede representar muchos peligros y problemas para una persona con demencia. Pero algunos cambios simples pueden ayudar.

El NINDS ofrece estos consejos para crear un hogar seguro para una persona con demencia:

  • Retire o guarde bajo llave elementos como cuchillos filosos, químicos, herramientas y otros artículos peligrosos.
  • Instale barandas de seguridad en el dormitorio y en el baño
  • Quite las llaves y trabas de las puertas de los dormitorios y baños
  • Baje la temperatura del agua caliente a 120 °F o menos para disminuir el riesgo de quemaduras
  • Procure que la persona lleve algún tipo de identificación en todo momento, por si decide salir a caminar y se pierde
  • Agregue cerrojos o alarmas a puertas exteriores, para ayudar a detener a la persona si desea irse sin supervisión

No olvide cuidarse

Cuidar de una persona con demencia puede tener un importante impacto en su vida. Puede ser agotador lidiar con un adulto que no se puede cuidar solo y se apoya en usted para casi todo.

Así que asegúrese también de cuidarse usted mismo. Tómese recreos. Pida ayuda para poder salir un poco. Asegúrese de comer bien y ejercitarse cuando pueda.

Puede parecer que está siendo egoísta si hace cosas por usted mismo. Pero recuerde, cuanto más se cuide, mejor podrá cuidar de su ser querido.

Lo que se puede hacer

La pérdida de memoria como único síntoma no es suficiente para que un médico diagnostique demencia.

Hasta el momento no existen medicamentos que curen la enfermedad de Alzheimer ni otros tipos de demencia. Pero los medicamentos aprobados por la Food and Drug Administration (Administración de Alimentos y Medicamentos) pueden ayudar a algunos pacientes con demencia a controlar sus síntomas y vivir mejor.

También hay algunos tipos de terapia física, como realizar tareas simples una y otra vez y recibir recompensas por el buen comportamiento, que han ayudado a algunos pacientes.

Pero lo más importante es que los familiares, seres queridos y médicos deben trabajar juntos para ofrecer el mejor cuidado posible al paciente con demencia. Con el enfoque correcto usted puede lograr una influencia positiva.

La pérdida de memoria como único síntoma no es suficiente para que un médico diagnostique demencia.

Obtenga ayuda para lidiar con los desafíos de la vida

Si usted tiene cobertura de Humana, su empleador puede ofrecerle nuestro Programa de Asistencia al Empleado (EAP).

Obtenga información sobre el programa Work-Life de Humana

Cuídese usted también.

Los cuidadores también necesitan apoyo. Encuentre herramientas de Humana que le ayudarán.

Recursos para cuidadores

Lleve una vida más feliz y más saludable como cuidador

Hágase un tiempo para usted y disminuya el estrés aunque esté atrapado en el intenso ritmo que implica cuidar de alguien.

Lea acerca de sobrellevar la tarea de cuidador