Cómo conseguir ayuda de la familia en la atención

Cuidadores

En su rol de cuidador, ¿siente como si fuese usted quien lo está haciendo todo? Conozca cómo puede ganarse la cooperación de hermanos y otros miembros de la familia para conseguir la asistencia que se necesita. En este artículo la Dra. Alexis le ofrece consejos para ayudarle a conseguir la participación de otras personas.

¿Siente como si fuese usted quien lo está haciendo todo?

¿Es usted quien dedica la mayor parte de su tiempo y su energía a cuidar de sus padres mientras sus hermanos continúan de vacaciones, durmiendo hasta bien tarde los fines de semana y buscando sus propios intereses? ¿Está usted sacrificando su propia salud física y mental para ser un cuidador mientras su hermano o hermana, su cónyuge o cualquier otro miembro de la familia raramente mueve un solo dedo para ayudar? ¿Está ya harta de hacer las cosas sin ayuda de nadie?

Aunque puede que se sienta sola en medio de su propia familia, ¡la verdad es que está en buena compañía! Hay millones de personas a lo largo y ancho del país que comparten sus sentimientos. De hecho, en una encuesta reciente el 76% de los cuidadores de familiares, en su mayoría mujeres, dijeron que no reciben ayuda alguna de otros miembros de la familia. Si bien ser cuidador puede ser extenuante en cualquier circunstancia, es aún más agotador y frustrante si se está rodeado de integrantes de la familia que no parecen estar interesados en dar una mano.

De hecho, muchas personas dicen que lidiar con hermanos nada serviciales es una de las facetas más estresantes de la provisión de cuidado de salud. Afortunadamente, ser un cuidador no tiene que limitarse a ser el trabajo de una sola persona, aun en una familia repleta de individuos al parecer renuentes o absortos en sí mismos. Aunque se necesitará esfuerzo y creatividad, en la mayoría de los casos uno puede ganarse la cooperación de hermanos y otros miembros de la familia para conseguir la asistencia que se necesita. Aquí hay algunas estrategias específicas que contribuyen a asegurar que no sea usted quien tenga que hacer todo sola.

10 consejos para conseguir la colaboración de sus familiares

Proveer cuidados de salud puede ser extenuante bajo cualquier circunstancia. Pero es particularmente difícil cuando usted es la única persona que brinda esa atención.

1. Hágales saber que les necesita. A menudo, los cuidadores se ven abrumados porque son víctimas de su propio éxito. Una vez que los otros miembros de la familia se percatan de la facilidad con la que usted se hace cargo del trabajo, puede que asuman que usted no necesita de su ayuda y, en consecuencia, simplemente no se la ofrecen. Usted debe aprender a asignar responsabilidades, o como decimos en la industria, a trabajar más eficazmente, no más arduamente.

2. Organice una reunión familiar. Piense en cada persona que forma parte o debería participar en el cuidado de salud o en las decisiones relacionadas con el tema y comience a evaluar lo necesario para determinar lugar y hora de la reunión. Lo ideal sería que en la reunión estén presentes todos los miembros de la familia. Si eso no es posible, bastará con una teleconferencia o hasta una charla privada en línea. Y, a propósito, jamás concluya una reunión, llamada o charla sin antes haber programado la siguiente.

3. Evalúe los estilos de cuidado. En lugar de considerar a uno de los miembros de su familia más apto que los demás para cuidar de alguien (algo que puede generar competencia, enojo o resentimiento), destaque más bien sus estilos de cuidado. Lo ideal sería que todos nosotros nos beneficiáramos con la comprensión, el tiempo, los dones, las palabras de aliento y las acciones serviciales de nuestros seres queridos. Pero no es necesario que recibamos todos los beneficios de una misma persona.

4. No descarte a los hombres. ¿Acude usted constantemente a su cuñada para pedirle ayuda, sin pensar por un solo momento que su hermano estaría dispuesto y es capaz de ayudarle a cuidar de su padre? Cuando se trata de pedir colaboración para cuidar de alguien, ¿desestima usted automáticamente a su esposo, sus cuñados, sus hijos y sus sobrinos? De ser así, bien podría ser que tenga a la mano un verdadero tesoro de recursos sin aprovechar.

5. Tenga en cuenta las finanzas. Si un hermano o hermana tiene más dinero que tiempo para aportar en el cuidado de su padre, pídale que pague por alguno de los servicios que, en otro caso, usted misma tendría que proveer.

6. Refrene sus críticas. Si está tratando de ganarse la colaboración de hermanos que no hacen lo suficiente o no hacen las cosas como a usted le gusta, será muchísimo más afortunada si vierte elogios y agradecimiento (dulzura) por esos pasos que dieron en la dirección correcta, que si critica (amargura) lo que a usted no le gusta.

7. Tenga en cuenta los talentos e intereses. Su hermana es contadora y su hermano un chef, su cuñada es fantástica para organizar cosas y a su sobrino nada le agrada más que manejar su auto nuevo. ¿Por qué no pedirles, entonces, que se ocupen de esas cosas que mejor hacen? Cuando usted equipara las tareas necesarias para proveer cuidado de salud con los intereses y las capacidades de los demás, es más probable que obtenga la cooperación de todos los involucrados.

8. No se limite a sus hermanos. Si usted necesita ayuda con el cuidado de alguien o simplemente no está capacitada para asumir responsabilidades de cuidador, no tenga reparos en buscar la asistencia de alguien fuera de sus propios hermanos o parientes "sanguíneos". Los vecinos o antiguas amistades de sus padres, así como también los miembros de alguna iglesia a la que ellos asisten, son buenas posibilidades. No es necesario que la gente tenga vínculos familiares estrechos para tener profundos sentimientos de afecto y responsabilidad hacia otras personas.

9. Ofrézcales dinero. Puede que suene como algo mercenario, pero a lo mejor será necesario el frío y descarnado efectivo para conseguir que algunos miembros de su familia le asistan en cuidar de uno de sus padres. No es necesario que sus padres sepan que ese hermano o hermana cuida de ellos a cambio de remuneración.

10. Tenga en cuenta sus circunstancias. Si alguno de sus hermanos falla en asistirle con el cuidado de uno de sus padres y ese no es un comportamiento usual, en lugar de regañarlos trate de conversar con ellos para evaluar cualquier problema por el que esté pasando. Ese bien podría ser el primer paso en un proceso que cure el distanciamiento entre ustedes dos.

Proveer cuidados de salud puede ser extenuante bajo cualquier circunstancia. Pero es particularmente difícil cuando usted es la única persona que brinda esa atención.

Cuídese usted también.

Los cuidadores también necesitan apoyo. Encuentre herramientas de Humana que le ayudarán.

Recursos para cuidadores

La política de atención de la salud le incumbe

Conozca nuestra posición en cuanto a asuntos como Medicare y la reforma de salud.

Vea información sobre la política gubernamental

Fortalezca su sistema inmunológico

Duerma lo suficiente, siga una dieta equilibrada y saludable, y haga ejercicios regularmente para fortalecer su sistema inmunológico.

Ver todos los consejos