Saltar al contenido principal

Trastorno del espectro autista (TEA)

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)1, el trastorno del espectro autista (TEA) es "una incapacidad del desarrollo que puede causar serios problemas a nivel social, comunicacional y conductual". Algunas personas con TEA necesitan mucha ayuda, otras, solo un poco.

Una madre junto a su hijo

¿Qué es el trastorno del espectro autista (TEA)?

Los niños con TEA tienen la misma apariencia que los niños que no lo tienen. Es posible que los niños que tienen TEA:

  • Tengan diferentes maneras de aprender, prestar atención o reaccionar a las situaciones
  • Tengan problemas de habilidades a nivel comunicacional, emocional y social
  • No quieran cambios en sus actividades diarias
  • Repitan ciertos comportamientos

La manera en que un niño con TEA aprende, resuelve problemas y piensa puede variar mucho; de esta manera, un niño puede ser dotado o tener graves dificultades.

Un diagnóstico de TEA ahora incluye varias afecciones que antes se diagnosticaban por separado:

  • Síndrome de Asperger
  • Autismo
  • Trastorno generalizado del desarrollo no especificado (TGD-NE)

Si su hijo recibió un diagnóstico de TEA, nuestro Departamento de Coordinación Comunitaria puede conectarlo con recursos de su comunidad. Llámenos al 813-392-5303 (TTY: 711), de lunes a viernes de 8:30 a.m. a 5 p.m., hora del Este.

Signos y síntomas

Los signos del TEA se manifiestan en los primeros años de la infancia y suelen acompañar a la persona durante toda su vida; algunos de ellos son: 

  • Aparente estado de ausencia cuando las personas les hablan, pero reacción a otros sonidos
  • Contacto visual nulo
  • Mucho interés en las personas, pero incapacidad para conversar, jugar o relacionarse con ellas
  • Problemas para adaptarse a nuevas rutinas
  • Problemas para expresar sus necesidades con palabras o gestos comunes
  • Problemas para relacionarse con otras personas
  • Problemas para comprender los sentimientos de otras personas o expresar los suyos propios
  • Reacciones inusuales a la texturas, la apariencia, el aroma, el sonido y/o el sabor de los objetos
  • Pérdida de habilidades que alguna vez tuvieron (por ej., dejan de usar palabras que usaban)
  • Falta de interés en otras personas
  • No mirar los objetos cuando otras personas los señalan
  • No participar en juegos imaginarios (por ejemplo, no jugar a "dar de comer" a una muñeca)
  • No señalar objetos para mostrar interés (por ejemplo, no señalar un avión que vuela por encima)
  • No querer que los abracen o acaricien, o aceptarlo solo cuando ellos quieren
  • Repetir acciones una y otra vez
  • Repetir palabras o frases que se les dicen, o repetir palabras o frases en lugar de hablar normalmente
  • Deseos de estar solo

Diagnóstico

Diagnosticar el TEA puede ser difícil. El médico evalúa el comportamiento y el desarrollo del niño, pero no hay una prueba médica específica para diagnosticar el TEA.

Los niños con TEA:

  • Pueden recibir un diagnóstico a los 18 meses de edad o menos
  • Muchas veces no reciben un diagnóstico definitivo hasta que son mucho mayores
  • Pueden no recibir la ayuda que necesitan si el problema no se diagnostica a una edad temprana

Tratamiento

Actualmente, el TEA no tiene cura. Los servicios de tratamiento en la primera etapa pueden mejorar el desarrollo del niño, según los informes de los CDC. Los servicios de intervención en la primera etapa ayudan a los niños desde el nacimiento hasta los 3 años (36 meses) a aprender importantes habilidades, tale como:

  • Interactuar con otros
  • Hablar
  • Caminar

Hable con el médico de su hijo de inmediato si piensa que su hijo puede tener TEA u otro problema del desarrollo.

Causas y factores de riesgo

Los científicos han identificado muchas causas de TEA, incluso:

  • Factores biológicos
  • Factores ambientales
  • Factores genéticos
  • Edad que los padres del niño tienen cuando el niño nace
  • Ácido valproico y talidomida recetados y tomados durante el embarazo, si ese fue el caso

Los científicos no conocen todas las causas del TEA. Los científicos están seguros de que las vacunas no causan TEA.2

Adolescentes y adultos con TEA

Según los CDC, a medida que los niños con TEA envejecen, tienen un mayor riesgo de:3

  • Estar desempleados o subempleados
  • Ir a la universidad
  • Mudarse lejos de sus familias o parientes
  • Pasar poco o nada de tiempo con amigos, o participando en actividades comunitarias o sociales (casi el 40% pasa poco o nada de tiempo con amigos)

Las personas con TEA, durante la adolescencia y la adultez temprana:

  • Pueden sufrir cambios en sus síntomas de TEA y sus conductas, y presentar problemas de salud concurrente
  • Pueden tener dificultades para desempeñarse y participar en la comunidad

Si le preocupa el comportamiento de su hijo, o si le preocupa su propio comportamiento, hable con su médico.

  1. "Autism Spectrum Disorder (ASD)", Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, consultado por última vez el 14 de mayo de 2021, https://www.cdc.gov/ncbddd/autism/facts.html, abre en una ventana nueva.
  2. "Autism and Vaccines", Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, consultado por última vez el 14 de mayo de 2021, https://www.cdc.gov/vaccinesafety/concerns/autism.html, abre en una ventana nueva.
  3. "Autism Spectrum Disorder in Teenagers and Adults", Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, consultado por última vez el 14 de mayo de 2021, https://www.cdc.gov/ncbddd/autism/autism-spectrum-disorder-in-teenagers-adults.html, abre en una ventana nueva.

¿Necesita ayuda?

Contáctenos

Si tiene alguna pregunta, busque el número que necesita para tener acceso a ayuda y asistencia.

Encontrar un médico

Buscar un médico, hospital o farmacia.

Documentos y formularios

Encuentre los documentos y formularios que necesita para administrar su manual de afiliado.