Vivir bien con diabetes: ¡Puede hacerlo!

Alimentación saludable para una buena salud

Si usted padece diabetes, sepa que no está solo. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), más de 100 millones de adultos estadounidenses viven con diabetes o prediabetes.

En 2015, 30.4 millones de estadounidenses, el 9.4 por ciento de la población de EE. UU., tienen diabetes. Otros 84.1 millones tienen prediabetes.1 La diabetes es una enfermedad grave. Puede derivar en grandes problemas de salud si no se la controla bien. Sin embargo, si usted controla la afección, puede llevar una vida mucho más saludable.

Estas cuatro medidas pueden ayudarle a controlar su diabetes.

Paso 1: infórmese sobre la diabetes

  • Es importante que comprenda cuál es el tipo de diabetes que padece. Hay tres tipos diferentes: tipo 1, tipo 2, y diabetes gestacional. Obtenga toda la información que pueda sobre su afección. Hable con su médico sobre el tema y despeje todas sus dudas. Hable con un nutricionista o un educador certificado en diabetes para obtener consejos sobre su alimentación. Pida ayuda al equipo encargado de su tratamiento siempre que la necesite.

Paso 2: conozca el abecé de la diabetes

  • Primero: el A1C. Este es un análisis que indica cuáles han sido sus niveles de glucosa en sangre durante los últimos tres meses. En la mayoría de las personas, el A1C no debe ser mayor a siete. Pero su proveedor de atención de la salud puede indicarle qué resultado debe dar el A1C en su caso particular. Como hemos indicado anteriormente, los altos niveles de glucosa en la sangre pueden dañar el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones, los pies y la vista.2
  • Segundo: la presión arterial. La mayoría de las personas que padecen diabetes deben tener menos de 140/90. Cuando la presión arterial es alta, el corazón debe esforzarse demasiado. Puede derivar en ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y enfermedad renal.2
  • Tercero: el colesterol. El colesterol es una sustancia cerosa que se encuentra en los alimentos, pero también lo produce su organismo. El LDL, o colesterol malo, puede acumularse y obstruir los vasos sanguíneos. Esto puede provocar una ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular. El HDL, o colesterol bueno, ayuda a eliminar el colesterol de los vasos sanguíneos. Hable con su médico para saber cuáles deberían ser sus niveles de colesterol.2

Paso 3: controle su diabetes

  • Trabaje en forma conjunta con el equipo de proveedores de salud para alcanzar los objetivos que constituyen el abecé de la diabetes.
  • Siga la dieta que le hayan asignado por la diabetes. Le será útil para decidir la cantidad de comidas y refrigerios que debe consumir por día.
    • Elija alimentos saludables. Algunos de estos alimentos son las frutas y los vegetales, el pescado, las carnes magras, el pollo o el pavo sin la piel, guisantes o frijoles secos, alimentos a base de granos enteros y leche y quesos descremados o reducidos en grasas.
    • Las porciones de pollo, carne magra y carne de ave deben ser de tres onzas aproximadamente. Aproximadamente el tamaño de un mazo de cartas. Coma estas carnes horneadas o asadas.
    • Consuma alimentos bajos en grasa y sodio.
    • Consuma alimentos más ricos en fibras, tales como cereales, panes, galletas, arroz o pasta integrales.

Todo el mundo se beneficia con una alimentación saludable, de modo que toda la familia puede comer lo mismo. Es posible que pueda incorporar sus comidas favoritas a su plan de alimentación sin dejar de controlar la diabetes.

Lo que come y cuándo lo come inciden en la acción de los medicamentos que le hayan recetado para la diabetes. Consulte con su médico sobre los horarios en los que debe tomar su medicamento para la diabetes. Una medida útil que puede poner en práctica es armar un esquema con los siguientes datos: los nombres de sus medicamentos, los horarios en los que debe tomarlos, y las dosis que debe tomar.

En el caso de las personas que toman ciertos medicamentos para la diabetes, lo ideal es ajustarse a horarios específicos para las comidas, los refrigerios y la actividad física. Puede trabajar en forma conjunta con el equipo de proveedores de salud para diseñar una dieta y un plan de control de la diabetes que se adapten a sus necesidades.

Haga actividad física la mayoría de los días de la semana, por un lapso de entre 30 y 60 minutos. La actividad física es importante para cuidar su salud y controlar la glucosa en la sangre. Estos son algunos consejos para tener en cuenta:

  • Pregunte a su médico qué ejercicios son adecuados para usted.
  • Las caminatas rápidas son una buena opción para evitar el sedentarismo.
  • Verifique que su calzado le quede cómodo y que sus calcetines estén limpios y secos. Revise sus pies luego de hacer actividad física para ver si están rojos o lastimados. Llame a su médico si tiene heridas que no sanan.
  • Entre en calor y haga ejercicios de estiramiento durante un lapso de entre 5 y 10 minutos antes de comenzar su rutina física. Luego de terminarla, relaje sus músculos durante unos cuantos minutos.
  • Siempre lleve consigo su tarjeta de identificación médica u otro tipo de identificación.
  • Encuentre un compañero de ejercicios. La mayoría de las personas tienden a hacer actividad física si alguien las acompaña.
  • Pregúntele a su médico si es recomendable que haga ejercicio si sus niveles de glucemia son altos.
  • Consulte con su médico si es recomendable que tome un refrigerio antes de hacer ejercicio.
  • Aprenda a identificar los síntomas que indican un nivel bajo de glucemia (se indican más abajo). Siempre lleve consigo algún alimento o pastillas de glucosa para elevar la glucemia.

El ejercicio puede incidir en sus comidas y en los horarios en los que come. Por eso es fundamental que conozca su nivel de glucemia al momento de hacer actividad física. El National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases nos informa que los niveles bajos de glucosa en la sangre pueden provocar temblores o debilidad. También puede hacer que se sienta confundido, irascible, hambriento o cansado. Es probable que transpire profusamente o que tenga jaqueca. Si tiene alguno de estos síntomas, controle su nivel de glucosa en la sangre.3 Pregúntele a su médico con qué frecuencia debe medir su nivel de azúcar en sangre y qué medidas tomar si es bajo. Comer un bocadillo puede resultar útil en esta situación.

Estos consejos pueden ayudarle a llevar un buen control de su diabetes:

  • Manténgase en un peso saludable siguiendo su plan alimenticio y haciendo más ejercicio.
  • Pida ayuda si se siente deprimido. Consulte a un asesor psiquiátrico, acuda a un grupo de apoyo o hable con un clérigo, un amigo o un miembro de su familia.
  • Aprenda a lidiar con el estrés. El estrés puede aumentar el nivel de azúcar en la sangre. Aunque es difícil deshacerse por completo del estrés, usted puede aprender a lidiar con él.
  • Deje de fumar. El cigarrillo aumenta las probabilidades de sufrir complicaciones relacionadas con la diabetes.2
  • Tome sus medicamentos aunque se sienta bien. Pregunte a su médico si necesita tomar una aspirina como ayuda para prevenir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular. Infórmele a su médico si no puede pagar el medicamento, o si experimenta efectos secundarios.
  • Revise sus pies a diario para ver si tienen cortes, ampollas, manchas rojas e inflamación. Si tiene lastimaduras que no cicatrizan, llame a su médico inmediatamente.
  • Cepíllese los dientes y use hilo dental todos los días. Esto puede ayudarle a evitar problemas en su boca, dientes y encías.
  • Controle su azúcar en la sangre. Consulte con su médico cuándo y cómo debe hacerse los análisis. Muéstrele los resultados a su equipo de proveedores de salud. Pregúnteles de qué manera puede aprovechar esos resultados para llevar un mejor control de la diabetes.
  • Controle su presión arterial si el médico se lo indica. Hágalo con la frecuencia que le indiquen.
  • Informe a su equipo de proveedores de salud sobre cualquier alteración de la vista que experimente. Tratar cualquier problema en la etapa inicial puede contribuir a proteger su visión.

Paso 4: hágase chequeos de rutina

Visitar al médico regularmente. Puede ayudarle a detectar y tratar problemas de manera temprana. Hágase una prueba de 1C y controle su presión arterial, colesterol y peso. Pregúntele a su médico cuáles deberían ser los valores adecuados. Además, es importante que su médico revise el plan que usted esté siguiendo para controlar su enfermedad.

Llevar un buen control de su diabetes y su salud no es tarea sencilla. Pero vale la pena hacer el esfuerzo. Después de todo, es la clave para vivir una vida más larga, saludable y activa.

Fuentes:

Hable sin rodeos con su médico

Cómo reforzar los lazos con su médico de atención primaria. Es excelente para su salud.

Lea sobre cómo establecer lazos con su médico

Prepárese para los siguientes nueve meses

Conozca los conceptos básicos del período que va desde su primer trimestre hasta el parto.

Lea sobre un embarazo saludable

Asuma un rol activo con su buena salud

La prevención es buena medicina cuando se trata de cuidar su salud y bienestar. Afortunadamente, en gran medida es simple y directa.

Lea acerca de adoptar un estilo de vida saludable